El 6 de abril de 2020, la compañía teatral puertorriqueña, Teatro Breve, colocó un video de una parodia promocional (que ya fue eliminado, según me informan) sobre los indígenas de Borikén (alias Puerto Rico) en donde se explota la idea de la supuesta ignorancia indígena y otra sarta de estupideces promovidas por la historiografía colonial puertorriqueña.

Estoy seguro de que la producción y actores de Teatro Breve deben estar muy confundidos por las reacciones adversas que provocó su parodia —claro está: a menos que sean peones de un experimento social de la inteligencia colonial, porque el tema de la identidad indígena boricua está de moda y esto bien podría servir de “barómetro” sociológico para la creación de estrategias de ingeniería social—.

De seguro estarán pensando en algo así como esta síntesis parafraseada: —Si es que seguimos al pie de la letra lo que nos enseñaron (en especial Don Ricardo Alegría) sobre los indios taínos en las escuelas, colegios y universidades: ¿quiénes son esta gente loca que protesta nuestra inocente puesta en escena para hacer reír a los puertorriqueños durante la cuarentena de COVID-19?

Es curioso, pero más de una década atrás, el comediante Miguel Morales, Bejuco, vestido ‘dis que de indio’ (i.e., el taparrabo y una bandana) invocaba a Yukiyú a to’ boca en el sketch de comedia La Hacienda para un programa de Telemundo y nunca recibió una reacción semejante a esta.  Por otra parte, el algo atontado e ingenuo Turey del comic Turey el Taíno, aún es recordado con nostalgia y hasta parece estar resurgiendo sin ninguna protesta, hasta donde sepa.

Jum, las coordenadas están cambiando al respecto de la identidad boricua.  El componente indígena de la tripartita receta puertorriqueña (la susodicha suma racial de: africano + pre-americano + europeo = puertorriqueño) está tomando tanto auge, que mucha gente está desvaneciendo el concepto tripartita y empezando a afirmar una identidad solamente indígena, poniendo nerviosos a varios sectores, al parecer.

Ahora, lo que más me interesa es saber, ¿por qué los comediantes de San Juan, capital colonial desde luego del 1492, no se han enterado de este desplazamiento de coordenadas culturales y sociológicas boricuas?  Dándole el beneficio de la duda, y no asumiendo su culpabilidad inmediata, alguien debería responder por este desacierto o desatino.

Mi opinión es que el problema reside principalmente en que los compañeros de Teatro Breve están copiando al dedillo el modelo histórico que aprendieron en el sistema educativo colonial de nuestro país: importando poco sus afiliaciones políticas.  Aunque, la pura verdad es, que lo único que le añadieron a la visión tradicional del indio, es el pase jocoso de comedia; que en realidad no es muy difícil de añadir, puesto que, si sigue como norte la descripción de Ricardo Alegría y otros historiadores oficialistas, la risa vendría natural ya que el indio reconstruido por estos, es así de pendejo y risible.

No obstante, este echar de culpas no debiera terminar ahí.  Igual de culpable somos los que promovemos la reivindicación de nuestras raíces ancestrales indígenas, puesto que, dependemos parasitariamente de la opinión y el espaldarazo académico oficialista para reconstruir nuestra visión del ancestro o ancestra indígena e incluso africana.  Igual hacemos el ridículo y ofrecemos una parodia risible de “lo indio” al no cuestionar ni una tilde de toda esa propuesta histórica pendeja creada por la misma gente que creó la doctrina de la extinción de los pueblos originarios del Caribe insular.  Que tontos no vemos, por ejemplo, cuando entremezclamos con castellano perfecto unas palabritas “indígenas” recuperadas de las Crónicas de Guerra de los propios enemigos de los pueblos originarios de Boriquén y toda la Pre-américa.  Una analogía para hacer más fácil la digestión de esta agriedad: intentar resolver nuestras culturas originarias con los documentos primarios de la Intrusión Colombina, sería como pedirle a un recalcitrante estadista ultra-anexionista que escriba la historia del independentismo puertorriqueño.  ¿Qué diantres va a escribir?  ¡La más ridícula de todas las historias!

Valga hablar también de las tendencias sectarias que tiene algunos grupúsculos que hasta mezclan el modelo histórico colonial del indio con el cristianismo fundamentalista o con el católico.  O peor aún, la validación del machismo colonial ibérico que permea en otros de estos grupúsculos, dejando ver hasta la misma epidemia de violaciones de menores y otras formas de vacilación del abuso de poder que se observan en el catolicismo, los testigos de Jehová, el judaísmo y otras potentes organizaciones religiosas.

De cierta manera, lo que quiero decir, aunque me caiga el peso de la censura masiva de los que no puedan soportar palabras duras de uno de los suyos, es que compartimos la culpa de este show mediático y de otros.  Hace poco veía la foto de un pequeño cacique aspirando cohoba para Instagram y su página de seguidores de FaceBook.  Tenía hasta la mueca del golpazo del potente químico alucinatorio.  ¿Qué diferencia tiene eso de la propuesta de Teatro Breve?  La cuestión de la comedia: solamente eso: igual ambos toman la morfología de una exhibición para entretener y ganar algún prestigio o privilegio.

Y déjeme decirle que quienes insertaron esto en nuestra recuperación y avivamiento indígena, tal cual Caballo de Troya, llevan el mismo propósito estratégico que todas las religiones imperiales oficiales e históricas tales como el cristianismo moderno: crear un prototipo del ciudadano ejemplar, abusables y violables —¡Dale la otra mejilla!—, tornándolo perfectamente maleables, como barro para hacerlos vasijas utilitarias en la acumulación de poder y riquezas desmedidas.

El verdadero indio o india, le son incómodos y molestos al Estado Moderno, a la Civilización y más aún al capitalismo y al neoliberalismo —pregúntele a nuestros hermanos originarios de Chiapas o a los de Brasil, quienes se chupan a Bolsonaro—.  Así de incómodos o molestos fueron los paleo-cristianos (cristianos del primer siglo) para el Imperio Romano, quienes no les quedó más remedio que infíltralos y cambiarlos desde dentro, convirtiéndolos en la cosa que son hoy: organismos humanos neutralizados que no tienen agencia sobre los problemas reales del Mundo, como lo son, por ejemplo, el calentamiento global, el machismo, la esclavitud y la destrucción sistemática de los ecosistemas, causando la extinción de la diversidad biológica: poniendo en jaque el futuro de toda la humanidad en el planeta —y ni se crea que usted podrá irse con las élites montaditos en una nave espacial a colonizar planetas del vecindario galáctico—.

Mucho de lo que conocemos acerca de los indígenas del Caribe, nuestros ancestros, es acumulación incorrecta de datos.  Nos toca cuestionarlo TODO.  Nos toca cuestionar las fuentes académicas occidentales (no digo descartarlas, ya que de todo se puede aprender algo: la mierda fermentada de animales sirve para abonar los cultivos).  Nos toca también cuestionar a los que se han declarado caciques, ni-taínos y bohiques con la gracia del Estado y sus sacerdotes académicos oficialistas, ya que aún esas mismas clasificaciones de estratificación social mencionadas en las crónicas podrían ser cuestionables por igual.  Incluso, ya mejor esclarecidas nuestras culturas ancestrales, mediante una metodología científica orientada por pensamiento nativo y no occidental, tenemos el derecho vivo de cuestionar aún la acumulación de conocimiento y opiniones ancestrales, ya que, aun viniendo de nuestros (as) abuelos (as) del pasado, ¿daremos seguimiento a errores u opiniones que pongan en jaque la libertad propia y la de nuestros hijos e hijas?

En la aparente frontera de la caída de la Civilización Moderna, no seamos ingenuos.  Dejemos a un lado toda forma de romanticismo y dejemos de soñar, que esto no es Disney World: ¡Despertemos!

Comente y añada a mi reflexión, si lo desea.  Maldígame igual, si así lo siente.

Me retiro a mi guácara, pero no sin antes adjuntarles el enlace de la entrada de blog del periodista Jaime Torres Torres, en la cual se coloca el comunicado de prensa de Tai Pelli, sobre las denuncias que se hicieran del video de Teatro Breve:

Denuncian que TEATRO BREVE ridiculiza al Pueblo Taíno y Jíbaro

Publicado por Roberto Pérez Reyes

Roberto Pérez Reyes es un investigador boricua autodidacta y transdisciplinado que además posee un bachillerato en Ciencias Sociales con concentración en Estudios Iberoamericanos de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo. Es ilustrador, diseñador y maquetador de libros. Recientemente, diseñó por completo el catálogo La Colección de Piedras del Padre Nazario (2019), un documento digital preparado para Universidad de Puerto Rico en donde se muestra —por primera vez en la historia de la arqueología del Caribe— toda una colección de piezas arqueológicas de forma gratuita.

Participa en la conversación

6 comentarios

  1. Pués a mi entender lo de Teatro Breve promueve lo que se conoce dentro del teatro como el entremes, siendo que no tiene por qué poner en escena todo el rigor histórico de un evento. Es lo que podemos comparar con el concepto de dramaterapia, que lo que pretende es escenificar un punto de vista de cualquiera, incluyendo si lo que se pretende es provocar humor, ó cualquier tipo de emoción acorde con la gama que envuelve el repertorio humano. No veo entonces por qué sacaron el video promocional de circulación, porque ello sólo indica un desconocimiento sobre los procesos de dramaterapia y sobre el grado de libertad expresiva que ello implica.

    Me gusta

    1. Gracias por comentar, Wanda. No sé si lograste verlo, pero aún dentro de la definición que explicas, mofarse de las minorías para hacer reír a otros no debe considerarse aceptable. Tengo un amigo que es director de cine y teatro, graduado de HB Studio en NY e igual piensa que video era ofensivo contra los pueblos originarios y de mal gusto. Otra vez gracias siempre por tu apoyo en comentar.

      Me gusta

  2. ¡Saludos hermano Roberto! Comento, pero no para echar maldiciones (jeje). Más bien suelto al aire una idea que pone en cuestión algo de la denuncia echa en el artículo de Jaime Torres Torres. No creo que una respuesta a una idea ofensiva sea su censura. Es como el asunto de Alex Jones (personaje ridiculizado en todo el internet): al perderse toda evidencia de lo que se dice o hace, ¿a quién uno le va a creer que equis o ye cosa fue real y duramente ofensivo? El acto de fe se acrecienta al recurrir al bajo instinto de la censura de aquello que nos ofende.
    Así que en mi manera de verlo, lo mejor es hacer alguna tiraera de vuelta (ya se está haciendo con los artículos de opinión, como este). Si se puede probar que es un acto difamatorio pa’ tumbar esa cuestión, perfecto (pero, ¿cómo una obra de teatro, algo de por sí un embuste como los cohetes de Interstellar, va a ser algo difamatorio? se cae de la mata).

    Me gusta

  3. ¡Excelente “iluminación ante los errores” de los compañeros(as) de Teatro Breve! Entiendo que seguir compartiendo textos como éste, es seguir educando desde el amor y desde la amplitud del pensamiento crítico. ¡Mil gracias por la valentía, tan necesaria en estoa tiempos de encierro y escondite!

    Le gusta a 1 persona

  4. Los unicos responsables de encauzar las demandas sociales de un pueblo no pueden ser -para Pena y para los de su club- esas mayorias “irracionales” que gritan en las calles del pais sino unicamente los poderes institucionales, o sea el Ejecutivo y los partidos politicos que nos “representan” en el Parlamento. Estos, y solo estos, son para este “filosofo” chileno los depositarios, los portadores y los voceros exclusivos y excluyentes del sentir de un pueblo, sentir en el que el y los de esa cofradia de privilegiados que lo aplauden desde sus afraneladas butacas cada domingo no ven mas que caos, por lo mismo Pena aboga por restablecer, ante todo, y en primer lugar, la “racionalidad” y el orden desde esa institucionalidad, no importando que el monopolio de las armas de este Estado, por orden del ejecutivo, tome la palabra y restablezca la “razon” (la razon de Carlos Pena) en las calles mediante asesinatos y torturas y disparando a los ojos a miles de seres humanos desarmados e indefensos, seres humanos que son “pandillas” para Pena.

    Me gusta

  5. Mi creencia y coviccion es la espiritualidad ancestral Taina, Igneri Arahuaca, ese video nos cayo igual que le caeria a un catolico que Maria no es virgen y que fue preñada por patera… o a un evangelico igual que le digan que su Jesus era bebedor y comelon y que se masturbara en publico… A ver? Ese dramita tras que usaron palabras que ellos desconocen aplicaron al siclo menstrual el conocimiento de lo que significa usando palabras como bellaca, oler y probar la menstruacion es una ofensa total..pretender que la mujer indigena es puerca, y bellaca… Es igual que la llamaran ramera sucia. Hacer un teatro o cine donde se ensalza al amerindio no es nada…malo es cuando lo ridiculizan usando algo tan sagrado con un teatro barato como ese¡

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: